Metodología Lean Six Sigma

En medio de la transformación digital, cada vez más empresas se dan cuenta de la necesidad de mejorar sus procesos para construir un negocio más sostenible. 

En cinco sencillos pasos, una empresa puede ver significativos avances en el rendimiento y en los beneficios, en la moral de los empleados y en la calidad de los productos o servicios. Esta estrategia se conoce como Lean Six Sigma. Su propósito es desarrollar procesos de valor con menos defectos e ineficiencias para así reducir los costes y aumentar la satisfacción del cliente. 

 

Perspectiva Histórica 

A pesar del efecto rápido y radical de la metodología en las grandes corporaciones de todo el mundo, Lean Six Sigma representa décadas de innovación en los procesos de gestión y fabricación, apoyándose en el potencial industrial a través del análisis, las estadísticas y el control de la calidad. 

Y es que después de la Segunda Guerra Mundial, Japón experimentó un apogeo en cuanto a crecimiento económico, posicionándose como referente en procesos de producción y calidad, incluso por encima de los Estados Unidos. 

Surgió Toyota, donde Sakichi Toyoda, su hijo Kiichiro y el ingeniero Taiichi Ohno, entre 1946 y 1975 desarrollaron el Sistema de Producción Toyota (TPS), inspirado en el flujo de producción de Henry Ford. Consiste en un conjunto de técnicas basadas en Jidoka [1], también conocido como automatización, y en pocas palabras se trata de un sistema de producción integral que permite reducir costes de fabricación y mejorar la calidad y los tiempos en la producción de automóviles, otorgándoles una gran ventaja competitiva al ser capaces de cumplir con las necesidades dinámicas de sus clientes. De este sistema se derivan los principios Lean. 

Flujo de producción en cadena del que derivan los principios lean

 

No demoró mucho que las empresas de Estados Unidos comenzaran a adoptar e innovar estos métodos y técnicas para perfeccionar sus procesos productivos. 

Bill Smith, como ingeniero de Motorola, desarrollo la metodología Six Sigma para la mejora continua de procesos en la década de los 80. Siendo en 1986 cuando su CEO Bob Galvin sugirió focalizarse en los defectos causados por la variación de los procesos de producción y reeditó los principios Six Sigma, dando forma al Programa de Calidad Six Sigma. Este programa está formado por un conjunto de herramientas estadísticas y analíticas que permitirían competir directamente con el Kaizen (o Lean Manufacturing), el modelo de negocio en el país del sol naciente. 

Sin embargo, fue la empresa General Electric dirigida por Jack Welch la que popularizó la metodología Six Sigma. 

Con la entrada del nuevo milenio apareció Lean Six Sigma, una bifurcación de Six Sigma y cuya primera mención al concepto aparece en 2001 en el libro titulado Leaning into Six Sigma: The Path to Integration of Lean Enterprise and Six Sigma [2]. Fue escrito como una guía para la gestión de la producción que detalla como combinar Lean Manufacturing y Six Sigma para crear una drástica mejora de la calidad y los tiempos. 

Desde entonces hasta la actualidad, los principios Lean Six Sigma se han expandido a través de las industrias y sectores económicos, donde sea cual sea el modelo de negocio o producto y los clientes objetivo de cada uno de ellos, estos principios pueden igualmente aplicarse con ligeras alteraciones para adaptarlas a las realidades únicas de cada empresa y construir un éxito efectivo. 

 

¿Qué es el Método Lean? 

El método Lean está completamente focalizado en analizar los procesos para tratar de eliminar las ineficiencias y desperdicios y conseguir un flujo de trabajo más eficiente, sin dejar de entregar valor a los clientes. Para hacer esto, Lean basa sus métodos en Planear, Hacer, Revisar y Actuar (PDCA en inglés) para encontrar soluciones y allanar el camino hacia la mejora continua de procesos. 

Los 5 principios que usa Lean para preparar el escenario para el análisis adecuado del proceso y la resolución de problemas: 

  • Definir el Valor: obtenga una mejor comprensión de lo que valoran los clientes y descubra lo que realmente necesitan. 
  • Mapa de Flujo de Valor: identifique todos los procesos que contribuyen directamente al valor. Cualquier actividad que no contribuya al valor del cliente se considera desperdicio y debe eliminarse o reducirse tanto como sea posible. 
  • Crear el Flujo: analice las actividades que contribuyen al valor del cliente y asegúrese de que el proceso fluya sin interrupciones ni demoras. 
  • Establecer la retirada de valor: responde a la demanda de los clientes tan rápido como sea posible sin crear un exceso de inventario. 
  • Perseguir la Perfección: continúe utilizando los principios anteriores para evaluar los procesos para maximizar la entrega del valor para el cliente. 

¿Qué tipos de desperdicios trata de eliminar? 

  • Defectos: un defecto es un producto que se declara no apto para su uso. 
  • Sobreproducción: se refiere al producto que se fabrica en exceso o antes de que se necesite. 
  • Esperas: comprende retrasos en los pasos del proceso. 
  • Talento no utilizado: es el desaprovechamiento del potencial y habilidad humanas. 
  • Transportes innecesarios: implica el excesivo movimiento de materiales, productos, equipos y herramientas. 
  • Inventario: son los excesos de materiales y productos almacenados que aún no han sido procesados. 
  • Movilidad innecesaria: aplicable al movimiento innecesario de personas.
  • Procesamiento extra: significa hacer más trabajo del necesario para completar una tarea. 

Un dato interesante es que el acróstico de estos elementos en inglés forma el mnemotécnico DOWN TIME. 

Lean puede ser implementado en casi todas las áreas de la empresa, reportando beneficios a corto plazo con la mínima inversión por medio de herramientas sencillas. 

 

¿Qué es el Método Six Sigma? 

Six Sigma, por otro lado, es un método de resolución de problemas cuyas raíces están basadas en métodos científicos y matemáticos. Si bien Lean hace uso de PDCA para minimizar ineficiencias, Six Sigma basa sus métodos en Definir, Medir, Analizar, Mejorar y Controlar (DMAIC en inglés) para eliminar defectos en productos o procesos: 

  • Definir: defina el problema o los objetivos del proyecto. 
  • Medir: desarrolle métricas y otras medidas para comprender mejor el problema o el objetivo del proyecto.  
  • Analizar: recopila y analiza los datos para identificar la causa raíz del problema. 
  • Mejorar: crea soluciones basadas en los datos observados y establezca métricas para verificar el éxito. 
  • Controlar: establezca puntos de referencia para confirmar que la solución aún funciona. 

Esta metodología estadística obtiene su nombre en la búsqueda del nivel 6 sigmas entre los límites de especificación de los puntos críticos del proceso. De esta forma, aumenta la repetibilidad del proceso y se evitan resultados inesperados. 

Método Six Sigma

Su aplicación es algo más laboriosa y se suele aplicar únicamente en áreas en las que ofrezca mejor valor de coste-oportunidades, como es el caso del ciclo productivo integral o del proceso de desarrollo de productos tecnológicos [3]. 

En definitiva, Six Sigma se trata de monitorizar la cadena de suministro para detectar defectos, identificar problemas y resolverlos de la manera más efectiva posible. 

 

Naturaleza de Lean Six Sigma 

Si bien los anteriores enfoques han ofrecido décadas de prosperidad industrial, deben adaptarse a medida que pasa el tiempo, evolucionando para adecuarse al estado actual del mercado y las empresas. 

La combinación de ambos métodos brinda a los usuarios un sistema complementario que ofrece una mirada más profunda para maximizar el valor del cliente al tiempo que reduce fallos, desperdicios y redundancias. A esta sinergia se la denomina Lean Six Sigma y ofrece un sistema que localiza todos los puntos críticos y las herramientas estadísticas para el control de estos. 

Lean Six Sigma se basa en un esfuerzo colaborativo de equipo para mejorar el rendimiento mediante la eliminación sistemática de ineficiencias en los procesos y provee un marco para el cambio de la cultura organizacional de las empresas [4]. 

 

Beneficios de Lean Six Sigma: 

  • Alcance: la aplicación de Lean Six Sigma es válida a cualquier área de la empresa. 
  • Eliminación de desperdicios: garantiza la eliminación de todo aquello que no agrega valor al proceso con el uso de herramientas de calidad. 
  • Disminución de la variación: facilita el seguimiento de los resultados. 
  • Mejora la calidad: logra un resultado constante del proceso y reduce la variación de este y de sus defectos, lo que deriva en un aumento de la calidad de los productos y servicios. 
  • Reducción de costes: reduce los tiempos y costes que aplican directamente a los procesos. 
  • Satisfacción del cliente: garantiza que la empresa cumpla con las expectativas y brinde una completa satisfacción de los clientes.  

Lean Six Sigma es perfecto para las empresas tecnológicas que buscan agilizar sus procesos y ofrecer el mayor valor posible al cliente. 

 

Conclusiones 

El objetivo de Lean Six Sigma es impulsar un sistema de mejora continua de la calidad, donde las empresas se comprometen en elevar su nivel para ofrecer los mejores productos y servicios a los clientes. 

Dar prioridad a Lean Six Sigma es una parte importante de la cultura de cualquier empresa en cualquier área. La aplicación constante de los principios Lean Six Sigma mejora la eficiencia de cara a eliminar variaciones, ineficiencias, defectos y costes. 

Más que una metodología o herramienta es una mentalidad que se ha instaurado a lo largo del mundo como un estilo de trabajo, siendo la chispa que enciende el entusiasmo de las personas para promover un gran cambio positivo. 

Es un hecho que la implementación de Lean Six Sigma es el primer paso para trabajar de manera inteligente hacia el éxito en vuestros negocios. Pero ¿por dónde empezar? La respuesta es más simple de lo que piensas, contáctanos, desde TEKHNĒ os ayudaremos. 

REFERENCIAS:

[1] Toyota Production System: Beyond Large-Scale Production by Taiichi Ohno and Norman Bodek. 

[2] Leaning into Six Sigma: The Path to Integration of Lean Enterprise and Six Sigma by Barbara Wheat, Chuck Mills, Mike Carnell. 

[3] Six Sigma for Electronics Design and Manufacturing by Sammy G. Shina. 

[4] Lean Six Sigma: Process Improvement Tools and Techniques by Donna Summers. 

Si este artículo te ha resultado interesante, puedes compartirlo en tus redes sociales:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario